Tucumán transita su ciclo de crecimiento más largo desde 2011

En las puertas de una guerra comercial global, subas en las tasas de interés americanas y fuertes cambios en la configuración económica nacional, Tucumán ha confirmado su décimo octavo mes consecutivo de crecimiento. Estas conclusiones se obtienen a partir del Indicador de Actividad de Tucumán (IAT), el cual con una mejora mensual del 0.25% en diciembre de 2017 (último dato disponible), confirmó que la economía provincial navega en el ciclo de crecimiento más largo desde 2011.

El IAT, elaborado por el Lic. Nicolás Pinto del Observatorio de Empleo, Producción y Empresas de Tucumán (OEPET), permite describir el ciclo económico provincial con una periodicidad mensual, señalando los inicios de una expansión o recesión. Por otro lado, el Índice de Difusión brinda información sobre la intensidad del ciclo económico. Este se ubica en torno al 66%, confirmando la mejora que actualmente transita nuestra economía, como consecuencia de que 4 de las 6 variables que componen el IAT crecieron en un período de seis meses.

Diversos indicadores confirman las señales del IAT. Los patentamientos de autos nuevos tuvieron una mejora sorprendente del 35.5% en 2017, el consumo de gas industrial un 19.8%, y el consumo de cemento un 10.8%. Los indicadores de empleo también afirman este crecimiento. Tucumán es la provincia con mayor incremento del empleo privado formal en los últimos dos años (Octubre 2015- Octubre 2017), entre las 24 jurisdicciones de Argentina. Los asalariados registrados en Tucumán se incrementaron un 4.1%, alcanzando los 172.2 miles de empleos registrados, casi 7 mil más respecto de 2015. Nótese que este aumento se da en un contexto en el cual sólo 10 provincias generaron empleo privado formal neto en estos dos años, a nivel nacional este indicador cayó un 0.2%.

Argentina también muestra señales de crecimiento, si bien moderadas, según el Estimador Mensual de Actividad Económica de INDEC (EMAE). Además de su coincidencia temporal, la expansión tucumana y argentina se caracterizan por una marcada desigualdad entre sus sectores. Según el EMAE, a nivel nacional los grandes ganadores fueron la Construcción y la Intermediación Financiera, mientras que la Agricultura, Ganadería y Construcción impulsaron la economía tucumana. Estos datos contrastan con una evolución desfavorable en la Industria Manufacturera y en Electricidad, Gas y Agua en ambas economías.

La importancia del crecimiento económico actual se debe a su mayor duración respecto a los ciclos económicos previos (2012-2013 y 2014-2015), con expansiones y recesiones que no superaron los 12 meses. Recién a fines de 2017 se pudieron superar los niveles alcanzados en 2012 en los indicadores de Tucumán y Argentina. Un aspecto más a destacar es que la inversión argentina, en este ciclo –clave para el crecimiento-, muestra un incremento por encima del consumo, si bien aún no supera el 23% del PBI, manteniéndose por debajo de los países con mayor crecimiento de América Latina.

Un factor clave del crecimiento de la economía tucumana ha sido el desempeño de sus exportaciones. Las mismas se incrementaron un 32% sus exportaciones en 2016 respecto a 2015, mientras que Argentina sólo lo hizo en un 2%. En 2017 nuevamente se superaron los USD 1.000 millones de ventas al exterior, a pesar de un menor desempeño agrícola respecto a 2016. En el OEPET estimamos la calidad de la inserción internacional de Tucumán mediante el Indice de Complejidad Económica, metodología creada por el Center for International Development (CID) de la Universidad de Harvard.  Tucumán se ubica entre las provincias con mayor complejidad económica de Argentina, lideradas por CABA, Buenos Aires y Santa Fe, superando ampliamente al resto de las provincias de la región NOA y NEA. Este es un indicador alentador, ya que Hausmann e Hidalgo (2009) asocian la complejidad al grado de capacidades de una economía para producir bienes que requieren un nivel más sofisticado de conocimiento productivo e interacción entre los agentes. El buen desempeño de Tucumán respecto de las provincias de la región se explica por las exportaciones de los sectores de maquinarias, autopartes, agroindustriales y productos químicos.

La medición del ciclo de actividad económica de Tucumán resulta de mucha utilidad tanto para el sector privado como para los policy makers. Las decisiones de inversión, salud, educación, oferta y demanda laboral, entre otras, se modifican en expansiones o recesiones. Esperamos que este indicador mejore la toma de decisiones tanto en el ámbito privado como público.

Índice de Actividad y Difusión de Tucumán (IAT e IDF) y EMAE Argentina

Fuente: OEPET


 

  • Acerca del IAT -Nota Metodológica

El Indicador de Actividad en Tucumán (IAT) es un índice compuesto, construido en base a la metodología empleada por el National Bureau of Economic Research de los Estados Unidos y adaptado para economías en desarrollo por el economista tucumano Juan Mario Jorrat.

Se elabora en base a series económicas con un comportamiento cíclico similar al del PBG de Tucumán, sobre las cuales se trabaja en estacionalidad, efectos calendario, inflación e irregulares extremos. Con estos resultados, se calculan tasas de cambio mensuales promedio, estandarizándolas permitiendo a las series participar en igualdad sobre el índice, independientemente de sus varianzas.

El índice de difusión aporta información respecto a la intensidad de los movimientos cíclicos de la economía tucumana, propuestos por el IAT.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.